SINFONÍA DE INNOVACIÓN ECLÉCTICA
"En algunas obras, incluso, los intérpretes tienen que ejercer algún rol casi actoral".



Federico Jusid es un compositor y músico polifacético que, más allá de interpretar, explora la música. Se pone al frente de la Orquesta Sinfónica Radio Televisión Española en dos únicos conciertos los días 24 y 25 de enero. Sus obras han sido interpretadas por orquestas sinfónicas, de cámara y solistas internacionales reconocidas. La pieza que dirige en esta ocasión, Obertura Kinetica, se construye sobre la idea del movimiento, como dan testimonio su batuta y su inspiración.

Photomusik: ¿Qué significa la música para Federico Jusid?
Federico Jusid:
¡Vaya forma de romper el hielo! (risas) La música significa una forma de vida, una búsqueda de plenitud, una búsqueda de equilibrio. Significa un ejercicio diario de humildad, de superación y una incansable e infinita búsqueda de excelencia, aun sabiendo que semejante objetivo es inalcanzable.
Ph.: ¿Cómo fueron sus inicios en este mundo? ¿Y su meta principal?
F. J.:
Me inicié en la música a los cinco o seis años aporreando el piano de mi madre mientras ella tocaba. Al poco tiempo, mis padres constataron que yo persistía y me enviaron a un fantástico maestro con quien, no sólo comencé a estudiar piano y teoría, sino que también a improvisar y a componer pequeñas piezas.
Y mi meta principal es, eventualmente, aprender a componer decentemente.
Federico Jusid




A Federico Jusid le gusta planificar el resultado de su música.
Federico Jusid en RTVVE

Ph.: Ha recibido numerosos premios internacionales: el Movie Music UK Award, International Film Music Critics Association (IFMCA) y el Reel Music Award por la B.S.O. de Isabel ¿Cuál es el que espera con más ansia?
F. J.:
Mira, ahora mismo, por ejemplo, estoy nominado para dos premios de la Film Music Critics Association, por dos proyectos distintos. Pero, francamente, me resulta imposible decidir cuál espero con más ansía? es algo así como preguntarle a una madre a qué hijo quiere más!


'Kinetic Overture', Federico Jusid




El movimiento está muy presente en el corpus de una música orquestal.
'Tango Rhapsody', Federico Jusid
 
Ph.: Entre los directores con los que ha colaborado, ¿con cuál ha sentido mejores vibraciones?
F. J.:
¡Vaya pregunta comprometida! (Risas) Creo que, a esta altura de mi trabajo, entre mis largometrajes y mis series he colaborado más de un centenar de directores, cada uno con un estilo y lenguaje propio y en general, con mucha pasión y muy dispuestos a hacer un viaje de lo más valiente. Por eso, sería injusto si respondiese a esta pregunta eligiendo a un par de ellos? y más aún cuando mi propio padre está en esta lista (más risas).

Ph.: En Madrid va a presentar la obra Kinetic Overture ¿Cuáles son los pilares de su trabajo?
F. J.:
Bueno, Kinetic Overture es una obra sinfónica dedicada a la Orquesta de Radio Televisión Española con quien colaboro desde hace muchos años. Fue escrita, con mucho cariño hacia este excepcional orquesta, para estrenar en el concierto que celebramos a fines de enero. El concepto tras la obra es, como su nombre indica, la idea del movimiento. La kinesis, que no solo se utiliza en física, sino que se utiliza en biología (y que habla de cómo células se modifican por efecto de un agente externo) y que aplicadas a la obra se traducen en pequeñas células melódicas o rítmicas que perceptible o imperceptiblemente están en constante movimiento y que sumadas generan el macro movimiento en la obra?. Además, el kino es lo que permite la experiencia cinematográfica que también tiene que ver con mi vida profesional.
Y, por último, y en una nota más personal y ya menos conceptual, hay un pequeño homenaje a mi madre quien me decía constantemente cuando yo era pequeño que era hiperkinético y que no podía quedarme quieto ni un momento. Aún en los pasajes más calmos y estáticos de la obra hay siempre un elemento que no cesa de moverse y que es lo que (espero) permite que la obra evolucione.

Ph.: ¿Se ha dejado algo en el tintero para una segunda parte o ha nacido como un trabajo redondo e inflexivo?
F. J.:
Es una pregunta interesantísima. Si revisamos la historia de la música, muchas obras que se concluyeron en un momento determinado han sido revisadas posteriormente y en ocasiones han sido expandidas o han sido desarrolladas y lo que, en un principio era una obra integral, ha pasado a ser un movimiento de una obra más amplia.
A día de hoy me cuesta concebir a la obertura Kinética como de un movimiento más amplia pero supongo que, como cualquier obra, necesita un tiempo de reflexión, dejarla dormir, como se suele decir, abandonarla un tiempo y probablemente revisitarla más adelante con más perspectiva y, ojalá, con más madurez compositiva.

Ph.: ¿Es una música que piensa llevar al cine y convertirla en un título fílmico?
F. J.:
Púes ahí me ha dado usted una magnífica idea, pero tendría que convencer a un buen amigo director de cine que construya una estructura dramática y unas escenas que toleren semejante ruido.

Ph.: Obertura Kinética es una macro estructura que se desplaza gracias al movimiento de las pequeñas partículas musicales que la constituyen. Un movimiento que no se detiene a lo largo de toda la pieza. Pero, tomando prestada la definición biológica de la kinesi (movimiento o actividad de una célula u organismo en respuesta a un estímulo externo) sus células a qué estímulos responden?
F. J.:
Supongo que mis células cinematográficas responden a la escena que tengo delante, al discurso narrativo al cual mi música debe responder. Y mis células responden, como las de cualquier mortal, a los estímulos del amor, a los estímulos de la amistad, a los estímulos de un impactante poema, de una obra de música profunda, a la risa, al espacio de la reflexión, etc.


'El secreto de sus ojos'
"Prefiero trabajar con directores talentosos, que es algo que transciende de la nacionalidad y el género".

Ph.: Más allá de la estética musical, ¿encierra algún pensamiento?
F. J.:
Bueno, espero que esta pregunta se refiera a la obertura y no a su autor (Risas). Mi escritura para concierto, al revés de mi composición cinematográfica, que goza de cierta fluidez, es bastante lenta y trabajosa. Pero, pese a tener mi búsqueda concertante alojada en otro espacio distinto a la audiovisual, creo que hay algo de la narrativa, del cuento, del viaje que hereda del relato cinematográfico. Y la Obertura Kinética probablemente esté contagiada de esa intención de viaje, de esa experiencia narrativa donde los elementos se presentan y vuelven a aparecer desarrollados y modificados por el devenir de la historia.

Ph.: Ha sido autor entre más de 60 largometrajes de ficción, de reconocidas bandas sonoras para películas como Loving Pablo, El secreto de sus ojos (partitura nominada al Goya) o Neruda (nominada a Premios Platino del cine Iberoamericano). ¿Cómo fue el inicio de su romance con el mundo cinematográfico y descríbanos cuál es su estado actual?
F. J.:
Durante buena parte de mi infancia pasé muchas horas acompañando a mis padres en su lugar de trabajo y así es como mis espacios de juego fueron sets de filmación, bambalinas de teatro o una moviola (el viejo dispositivo para editar películas, antes de la aparición del Avid). En todos estos espacios fui testigo de cómo se construía una película, de cómo se preparaba un texto, de cómo se ejecutaba ese texto y de cómo se pegaban las distintas piezas que compondrían una película. Creo que esos comienzos dejaron una huella honda en este romance que todavía continúa.
Ph.: También compagina su labor musical con una faceta recién estrenada: la de productor de cine. ¿Qué le animó a iniciar este trabajo?
F. J.:
Bueno, hablando de romances, mi pasión con el cine no se limita a la labor musical, sino que tiene que ver con la dramaturgia, como me ocurre con el teatro, o con la ópera, etc. ... Muchas veces, componiendo para un audiovisual, he chocado con la pregunta de qué hubiese pasado si el texto fuera de otra manera, qué hubiese ocurrido si un plano fuera distinto o si la historia se hubiese contado desde otro punto de vista, etc. ... Todas estas preguntas durante muchos años me dieron el impulso para dar el paso a un sitio responsable, que es el de productor, a ver si desde allí podría cumplir con estas asignaturas pendientes.
Además, el haber colaborado con el magnífico guionista José Cabeza hizo que mi primera experiencia haya sido muy afortunada y muy disfrutable.
Ph.: ¿El cine español goza de buena salud?
F. J.:
Pues me encantaría decir lo contrario pero lo cierto es que no? o al menos eso me parece. El público no va a ver películas españolas y se hacen una innumerable cantidad de películas que no tienen la suerte de llegar a ser una opción para el espectador, por falta de una buena distribución. Es un problema del sistema, y también, lamentablemente, de la falta de interés que genera buena parte de la producción.
Por otro lado, estamos viviendo una transformación del formato cinematográfico a nivel mundial, con la aparición de las plataformas digitales, con la audiencia viendo cine en sus casas y hasta en sus dispositivos móviles. Esto está modificando el mercado, y en buena media la estética audiovisual, pero esto ya es otro tema y ese debate, uno muy jugoso y muy largo para este espacio.

Ph.: ¿Prefiere trabajar con directores españoles o extranjeros?
F. J.:
Prefiero trabajar con directores talentosos, que es algo que transciende de la nacionalidad y el género.


 



Ha compuesto la Banda Sonora Original de más de 60 largometrajes de ficción, documentales y 30 series de televisión.
Federico Jusid

Ph.: ¿Qué se plantea a la hora de emprender una banda sonora para una película? ¿En qué se basa para crear sonidos que luego darán plasticidad a unas imágenes?
F. J.:
Pues una pregunta fantástica. Es en lo que invierto más tiempo cuando me toca dar algún curso o clase a compositores jóvenes.
El decidir qué es lo que va a hacer la música dentro de determinada película o serie, cuál va a ser el lugar de la partitura dentro de ese proyecto ... Son las preguntas más delicadas y mucho más determinantes que los parámetros puramente compositivos, como la orquestación o la producción musical. No me angustia invertir mucho tiempo en definir estos cimientos. Una vez que la estética, la función, el rol, el espacio, etc. ... está definido es mucho más fácil acertar con cuáles son los sonidos, los instrumentos, las melodías o los climas que tienen que responder a esas primeras preguntas.


Película 'La noche de los 12 años'

 



Obertura Kinetica se construye sobre la idea del movimiento.
Ph.: ¿Encuentra diferencia en componer música para cine y para o para televisión? ¿Qué formato le atrae más y cuál le da más quebraderos de cabeza a la hora de sacarlo adelante?
F. J.:
Existen diferencias en términos de producción musical; componer para una serie trae aparejado, como usted dice, una cantidad de quebraderos de cabeza que tienen que ver con los calendarios, con las modificaciones de último momento y con muchas voces que opinan sobre el corte final de un capítulo.
Pero en lo que hace al hecho narrativo, no hay excesivas diferencias en lo que la música cuenta. Más bien hay diferencias de estilo, de lenguaje y de intencionalidad entre un proyecto y otro.

Ph.: Entre Extemité, estrenada a nivel mundial en el Centro Nacional de Difusión Musical CNDM en el Reina Sofía de Madrid, Tango Rhapsody, Finding Sarasate o La librería del Ingenioso Hidalgo, entre otras, ¿cuál le apasiona más?
F. J.:
Otra pregunta muy compleja. Hace poco dirigí el Tango Rhapsody con los magníficos hermanos Del Valle como solistas y lo pasé extraordinariamente bien. Y no hace tanto, escuché en el Auditorio Nacional una versión de Finding Sarasate con Georgy Vasilenko como solista y también disfruté a lo grande. Creo que, más que pasión, uno pasa por distintas etapas y ahora mismo me encuentro más intrigado por la estética de Extimité, como si, en este momento, mi búsqueda compositiva tuviese más que ver con esos códigos. Seguramente, dentro de unos años esto también se habrá modificado y mi interés o búsqueda estilística haya evolucionado hacia otra cosa.

Ph.: ¿Qué puede decirnos de la creación reciente Danza de los Aldeanos?
F. J.:
Esta obra está basada en la obra homónima de Rubens y es un encargo para el Museo del Prado, para el concierto del 200 Aniversario. De ninguna manera mi pieza pretende equipararse a esta maravilla pictórica. Simplemente toma prestados algunos elementos para su construcción: la idea de la danza, del movimiento circular, del tono popular, de un festejo algo decadente y vitalista que, creo, impregnan la pieza. Y, justamente por este carácter tan popular y directo, tiene bastante contraste con Extimité de la que recién hablamos.


Ph.: A la hora de componer para el cine, ¿evalúa más el peso del guion, el valor del personaje, la intensidad de la acción??
F. J.:
Pues, justamente como conversábamos recién, esto es parte de los debates interiores y compartidos con el director que se tienen y se deben tener antes de empezar a componer. Cuáles son los elementos a seguir, cuál es nuestra brújula, cuál es nuestro mapa de navegación para que, entonces, las notas sobre la partitura tengan una dirección acertada y la música ocupe un lugar interesante y lleve una voz narrativa rica.

Ph.: ¿Su música siente predilección por alguna temática en particular?
F. J.:
Si con esta pregunta se refiere a mi música de concierto creo que en los últimos años hay una recurrencia con lo dramático, con lo histriónico, con lo narrativo. En algunas obras, incluso, los intérpretes tienen que ejercer algún rol casi actoral. No sé, es una búsqueda de estos años que veremos dónde desemboca.

Ph.: ¿Qué parte de reto y de interés conlleva ponerse al frente de la Orquesta Sinfónica de Radio Televisión Española?
F. J.:
Un reto gigante y un desafío enorme y estimulante, que mantuvo robando horas a mis madrugadas y a mis noches estudiando las obras y me llevó a ver a grandes maestros directores que generosamente se prestaron a ofrecerme consejo.

Ph.: ¿Qué le atrae de la composición musical y qué le hace padecer más?
F. J.:
Cuando estoy componiendo, concentrado en la partitura para una película, o en una comisión de una obra concertante, siempre hay una parte mía que esta conectada con ese universo abstracto y poético. Hace que el resto de la vida sea más rico, que pueda estar un poquito suspendido. Y no me refiero a desconectado de la realidad sino, por el contrario, a estar profundamente más conectado. Digamos, conectado desde un lugar más profundo.
Y lo que me hace padecer más son mis propias limitaciones, creo que como cualquier persona lúcida.


Las palabras del pianista bonaerense salen del corazón, descubren un espíritu que gusta rodearse de emociones que un sonido ecléctico arranca con sensibilidad. No esconde su amor por el cine y la influencia que éste ha ejercido en su vida y trabajo.

Más información sobre FEDERICO JUSID


La revista Photomusik en ningún momento se hace responsable sobre el contenido de las opiniones de sus entrevistados.
Texto: Photomusik.com - Fotografías: Jusid, Varios ©
 

 
Recomienda esta entrevista