Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 
 


 


MUSINTERNAUTA

TU OPINION TIENE UN SENTIDO
Histórico

 


CANUTOS Y MÚSICA

J.G.

(Madrid, España)
Festimad 2001

Diez de la mañana en el Parque del Soto, Móstoles, en las proximidades de Madrid. Después de un año de sequía musical, el "Festimad" (festival musical de la Comunidad de Madrid) se volvía Diez de la mañana en el Parque del Soto, Móstoles, en las proximidades de Madrid. Después de un año de sequía musical, el "Festimad" (festival musical de la Comunidad de Madrid) se volvía a poner en marcha. Trescientos sesenta y cinco días para pensar en nuevas formas, nuevos conceptos, nuevas ideas, para elevar la cultura musical a la altura que se merece. Todo estaba por venir: ¡lo bueno siempre está por llegar!.

Haciendo tiempo antes  de una actuación
 
La zona de acampada del Parque del Soto ha sido tomada por campings venidos de toda España. Entre sus calles, con nombres como "Megadeth", "Neil Young" o "Black Sabbath", la gente pasea tranquilamente. Es una mini ciudad donde el tiempo parece haberse detenido acompañado por una estética "remake" de Woodstock.
-"Haz el amor, pero con preservativo" (se reparten 25.000 condones entre los asistentes)
-"Paz tío, tírate buen rollito".
Un ejército pacífico-pacifista ha tomado el parque con la intención de sudar rock durante 48 horas sin parar. Los primeros "peregrinos" en llegar lo hacen de una forma tranquila: sonrientes y motivados.

La gente que se ha congregado en el Parque del Soto está hambrienta. Para estos dos días se ha compuesto un menú, entre otros platos, con raciones de "Backyard babies", "MuDwAiNe", "Biohazard", "Amen", "Zen Guerrilla" o "Limp Bizkit". Los más ansiosos se plantan, lo antes que pueden, en primera fila frente a las vallas de seguridad para no perder ni un detalle del espectáculo. No importa que haga frío, calor o llueva... sólo quieren sentir a sus ídolos lo más cerca posible y si pillan una púa o unas baquetas, mejor que mejor.
Miran sus relojes con impaciencia, es hora del primer gran concierto. Unos bostezan, otros lían un canuto, achuchones por aquí, achuchones por allá. Prueba de sonido, movimiento en el escenario. Comienza el nerviosismo.
-"One, two. One, two" (si el artista es angloparlante)
-"Uno, dos. Uno, dos" (si es de casa)
Los técnicos se ponen a trabajar.
 
Slipknot

Había fans de todas clases

Descansando entre comncierto y concierto
 
Los ídolos bajan de su nube y salen a escena. Gritos, saltos, algún que otro taco en forma de piropo. La música comienza a sonar; sin abandonar su pedestal, se vuelven un poco más humanos. Su ego se eleva, la peña alucina un montón. Los empujones son cada vez más frenéticos. Alguien aprovecha para meter mano a la chica de al lado. ¡Y ella se deja!. Doble orgasmo. Los ídolos terminan su faena. La gente quiere más, algunos se dejan caer en el cesped derrengados por tanta emoción en tan poco tiempo.

El parque se ha convertido en un inmenso basurero de latas, botellas, cartones... deshechos, esparcidos sobre el verdín. Sobran comentarios. Llega la noche.
 
Poco respeto por el medio ambiente


La excitación se hace más furtiva, la falta de inhibiciones es cada vez más visible. Slipknot en escena: caos y fetichismo. Máscaras, instrumentos musicales sacados de la basura reciclada. Son la voz del diablo, ininteligible para cualquier cristiano. Estética decadente, éxtasis, tenebrismo, alienígenas, Torre de Babel. El caos está servido. Es medianoche.
Ya de madrugada, los más festivaleros se encierran en el chill-out de la carpa para entregarse a una velada de sonidos místicos y ritmos desenfrenados.
"Paz tío. ¡Si John Lennon levantara la cabeza!".
 
Seguidores de Slipknot
  Segundo día.
La mayoría no se ha acostado y levita por el césped del parque recitando una estrofa de la última canción que recuerda. Abatimiento y felicidad.

"¡Hoy a saco, tío!". Es el gran día. El de Fred Durst y su tropa. Hay gente que se ha desplazado más de quinientos kilómetros sólo para ver a Limp Bizkit. ¡Qué locura! ¡qué emoción!.
Amanece lluvioso y gris. Los Bizkit hacen una inspección de seguridad durante la mañana para cerciorarse de que todo está bien.

Las lluvias convirtieron el parque en un barrizal
 
El cesped se ha convertido en un gran charco de barro sobre el que la gente salta. Bailan sobre él. ¡He aquí la constatación de que el hombre fue hecho de barro!. Su tacto pringoso y suave les atrae como la mierda a las moscas. La música no ha dejado de sonar en los diferentes ambientes del parque.
  Por la mañana el día de actuaría Limp Bizkit


¿Dónde está Guano Apes? Diez minutos de retraso, el personal se impacienta. Pitidos, amonestaciones, mosqueo general, objetos que salen volando desde el público. Lanzan botellas al escenario en forma de protesta, incluso manzanas y hasta zapatillas. Los golpes contra la valla de seguridad son cada vez más fuertes. Es la estampa de un nuevo Muro de Berlín. Se empieza a temer lo peor, la gente sospecha que ha sido estafada. Con una hora de retraso, Guano Apes sale al escenario. "Reajustes en la programación" se dice.

Ya se había corrido entre el público la espantada de Limp Bizkit
Crispación

Al poco rato, el rumor se hace realidad por megafonía: Limp Bizkit no tocarán. No hay suficientes medidas de seguridad para ellos (hace poco más de un mes una chica murió durante un concierto en Australia al ser arrollada por el público)... En el Soto la sangre no llegó al río, todo quedó en resignación y decepción ante la actitud de unos ídolos que el resto de los mortales jamás entenderemos. El que paga se sintió engañado sin derecho a devolución.

Expectante


J.G.

La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección.
Texto y fotografías: www.photomusik.com
<< 2001       < anterior          siguiente >       2002 >>

Copyright Photomusik.com