Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 
 


 


MUSINTERNAUTA

TU OPINION TIENE UN SENTIDO
Histórico

 


LA CULTURA DEL DIABLO

J.G.

(Madrid, España)
Tobias Exxel, EDGUY

Por fin es viernes, suena el despertador: ruido. Siete treinta de la mañana, la cafetera en ebullición: ruido. Ocho de la mañana, atasco en la carretera, claxons, motores en marcha: ruido. Ocho treinta de la mañana, la fotocopiadora de la oficina se pone a trabajar: ruido. Estamos rodeados de ruido y lo tenemos tan asimilado que sin él no podríamos vivir, es como si se nos acabara el oxígeno que nos permite respirar y continuar viviendo. Es el destino de una sociedad abocada a la incomunicación.

Collares y tatuajes
 
Son las diez de la noche, la gran noche. Las tribus del metal invaden la ciudad desde la boca de metro hasta el pabellón de deportes. La cola avanza lentamente, a su paso se encuentra chiringuitos, revendedores, curiosos despistados ("¿y esto qué es?" pregunta uno, "la tele que está por ahí..." responde otro sin saber lo que ocurre). Cazadoras de cuero, símbolos de paz en su espalda, brazaletes con púas, pelo largo, botas de punta, chicas con gesto de pantera... La legión del heavy metal está de fiesta.

Cuando la cola ya no existe y todo el mundo se agolpa dentro del pabellón, se oscurece el escenario, música tétrica, se ve una figura entre la penumbra de los focos, la gente grita de éxtasis y las primeras guitarras comienzan a rugir. Música para unos, ruido para otros.

Afición
  Calentando a la gente desde el escenario

La vestimenta identidifica lo gustos musicales
 
El heavy metal, al igual que cualquier tipo de música, tiene una estética y un comportamiento que define a sus seguidores. La utilización de colores oscuros, una siniestra simbología y el ser asociada con el desorden le han convertido en una bestia negra de la juventud. Hay quienes no dejan de reafirmar su carácter exclusivista y rebelde, destructor de los buenos modales.
  Muro


Para muchos, la situación social tan desastrosa que vive la juventud (paro, pocas expectativas de futuro...) es alimentada en gran parte por esta música chillona. Sirve de isla para no querer enfrentarse a los problemas cotidianos.
-"Mi hijo no sale de la habitación. Siempre está escuchando esos ruidos ensordecedores".

Ya en econcierto, a veces el equipo de seguridad no puede contener a los fans
 
  Lenguaje simbólico


-"Y esos pelos...".
 
Incondicional del Heavy Metal
   

También hay jóvenes que tienen su curro, trabajan sus ocho horas, cumplen con la sociedad y cuando llega la hora de divertirse se desmelenan con un concierto de "Iron Maiden" o "Judas Priest" (aunque al precio que se están poniendo los conciertos, resulta un lujo seguir el circuito musical).
Esta música se ha convertido en un elemento perseguido social y culturalmente. Si das signos externos de tu inclinación heavy (no olvidemos que no sólo estamos hablando de música, sino que también de una forma de entender la vida) lo tienes crudo a la hora de conseguir trabajo. Los motivos siempre se remiten a un aspecto "sucio y desaliñado": cazadora negra y pelo largo. Somos una sociedad en la que prima la apariencia externa sobre la personalidad; intolerante, miedosa y aburrida. Visto lo que hay, es normal que la juventud forme sus ghettos y se refugie en ellos para salir de la presión a la que se ven sometidos.


Extasis

La música heavy ha sido tachada de satánica, invocando a las letras de sus canciones. "KISS", "AC/DC", "Judas Priest"... incluso a los "Rolling Stones" se les ha clasificado como "mensajeros del diablo" por las consignas de sus estrofas, unas más explícitas que otras. Si en algo ha destacado el heavy metal desde el principio es en su carácter anti comercial. El conseguir números uno o batir records de ventas no ha sido un fin primordial, aunque muchos grupos lo han conseguido. Quizás no estén tan preocupados en este aspecto porque cuentan con la lealtad de sus seguidores, quienes no se dejan llevar por las modas. El espíritu del heavy metal no entiende de modas, es más, las odia. Si se recrimina su comportamiento obsceno y excesivo, hay grupos "rompelistas" que han tenido más problemas con el alcohol y las drogas que los heavy. A esos no se les sataniza, al revés, el marketing se encarga de encubrirles para que no bajen las ventas. Sexo, drogas y alcohol es el trío inseparable del heavy metal. Ian Durin no perteneció a esta música, y compuso una canción con ese título.

Fotos para la posteridad
 
La cerveza calma la sed

Los seguidores actuales del metal duro son chavales entre quince y veintiocho años que viven para esta música. La vieja guardia está formada por nostálgicos de los 70, donde la lucha por las reivindicaciones sociales era su vida. Ahora están situados en la sociedad, tienen responsabilidades y una familia a la que dar ejemplo, pero su fidelidad hacia el heavy metal no ha cambiado. La idea de "heavy camorrista y alcoholero" ha desaparecido de sus mentes, es de mal gusto.
-"¡Locuras de juventud!" (suspiran algunos).
La música nunca cambiará y, aunque los estilos evolucionen, los grupos desaparezcan, el heavy metal siempre será una válvula de escape con la que poder combatir aquello que no nos gusta e intentar cambiarlo.


En plena fiesta


J.G.

La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección.
Texto y fotografías: www.photomusik.com ©
<< 2001       < anterior          siguiente >       2002 >>

Copyright Photomusik.com