MENTES INQUIETAS, SONIDOS PENSANTES
"Yo creo que una canción da igual que la hagass con una guitarra que con un cacerolo, es una canción.
La imaginación no tiene nada que ver con el método que utilices paa realizarla".



=Ratio= son Miguel Enjuto, Varelux y Kimberly: tres artistas que intentan salir a flote de la vorágine en que se ha convertido el negocio musical. Dos trabajos a sus espaldas y parecen dispuestos a dar el do de pecho con "Reset", su nuevo disco. Nos reunimos con ellos en un céntrica cafetería de Madrid. Ocho de la tarde, hora punta; el local casi a tope. Nadie se ha dado cuenta de que tienen delante a uno de los grupos más interesantes que ha proporcionado el rock español. El anonimato hace más distendida la entrevista. Un anonimato que les durará poco, ya que su música tiene todos los ases para ganar la partida. Esta es su historia.

Photomusik: Dadnos una pequeña idea de vuestro perfil, cómo sois, qué hacéis...
Miguel: Desde pequeñito ha sido muy importante para mí todo lo que es música, arte en general. Mi padre es pintor y yo lo he mamado desde pequeño. He estado en la Escuela de Arte estudiando ilustración, diseño... y ahora hago música, diseño, hacemos vídeos. Un poquito el artista renacentista del siglo XXI.
Ph: ¿Qué te llena más, el diseño o la música?
M:
Para mí todo es una misma cosa. Hay diseños que me llenan más que canciones y canciones que me llenan más que diseños. Hay veces que me apetece más hacer un diseño porque estoy en la vena visual y hay veces que me pongo a componer; depende por dónde sople el viento. A nosotros nos interesa todo lo que tenga que ver con las actividades creativas como los videojuegos, estamos intentando hacer un corto de cine, tocando todo. No nos gusta quedarnos en el mero consumismo del propio medio. Me encanta comprarme discos, pero me gusta más hacerlos. Si alguien tiene la ilusión con un disco mío como cuando yo lo toco, total.

Ph:
¿En cuánto a ti, Kimberly...?
Kimberly:
Canto en grupos desde pequeña, con quince y dieciséis años, siempre vinculada al mundo de la música escribiendo en fanzines, he trabajado en prensa musical. O en un lado o en el otro, siempre he estado vinculada a la música. Por otro lado, soy licenciada en filología inglesa, soy profesora.
4. ¿Compones tú especialmente las letras en inglés?
K:
No, las letras las hace Miguel. Los tres hablamos inglés, y, de vez en cuando, yo hago alguna.

Ph: Te llegó el turno, David. ¿De dónde viene lo de Varelux?
David:
Varelux es una derivación del apellido familiar, Varela. Es una cosa que me llamaban en el instituto cuando hacía cómics y fanzines. Siempre firmaba con este seudónimo y ya se ha quedado como mi nombre de guerra. El apodo completo es "Varelux de Lux". De hecho, la firma al principio era así, Varelux de Lux. También empecé con la música desde muy pequeño, cuando tenía ocho-nueve años. Comencé estudiando formación académica en el conservatorio.
Ph: Cosa rara...
D:
Ya, luego me fui perdiendo y lo fui abandonando porque vi que no me era útil. Para las inquietudes que yo tenía no había respuesta. La formación académica es para una determinada área y yo quería cosas que estaban un poco fuera. Me di cuenta de que estaba allí, no perdiendo el tiempo, pero que tenía que buscarme ese aprendizaje por otros lados. Estuve tocando en mogollón de bandas, estuve girando por Escandinavia con un grupo de versiones de un grupo mitad irlandés, mitad español hasta engancharme en el barco de =Ratio=.

Logo de RATIO
"Yo creo que una canción da igual que la hagas con una guitarra que con un cacerolo, es una canción. La imaginación no tiene nada que ver con el método que utilices para realizarla". (Miguel).

Ph: ¿Os complementáis los tres o a veces tenéis vuestras peleillas?
M:
Como en todas las familias hay sus diferencias, pero en general bien. Hemos tenido etapas malas en la formación de la banda. Digamos que hemos tenido varias encarnaciones. Esto ha tenido muchas formas y yo creo que ahora mismo es la ocasión en la que mejor estamos. Ya hemos definido muy bien el sonido, nos conocemos y salen la cosas solas. No está forzado, otras veces sí. Se habían forzado cosas o tenías que explicarle a alguien cómo tenía que hacer las cosas para que comprendiera tu idea. Pero, en este caso, cuando yo compongo un tema ya no tengo que decirle a alguien cómo tiene que tocar el teclado. Hemos llegado a un punto en el que él (David) sabe lo que está bien, lo que está mal, yo sé cómo tengo que meter la sonorización, ella (Kimberly) mete las voces... Llevaremos también un bajista. Ahora mismo, la formación está para directos. Yo soy un poco fantasma, pero es brutal.
K: Además, siendo tres es mucho más fácil. No es la típica formación de cinco miembros.


Ph: Sí, porque ¿con qué número empezasteis?
M:
Bueno, es que ¿sabes qué pasa?, todo esto es una movida que empecé yo. =Ratio= lo empecé yo. En principio se trataba de un grupo más clásico: una batería, un bajo, la guitarra. Estaba mi hermana que ahora toca con la bajista de otra banda, estaba Marcos Rodríguez, que era el guitarrista, Andrés, que ahora hace otro proyecto. Era el batería. Éramos una banda como tal en la que todos aportábamos. Cuando la cosa empezó a funcionar digamos que unos cuantos se asustaron porque ya había compromisos, había que gastar dinero, había que tirarse a la piscina y me quedé un poco yo haciéndolo solo. Nadie se lo creía al principio. Conseguí un contrato con una editorial, me puse a grabar un disco, conocía a David Varelux, y de la noche a la mañana la formación cambió. Se quedó el guitarrista de aquel entonces, cambiamos batería, cambiamos bajista, mi hermana se fue a Granada y cambió todo. En el primer disco, por ejemplo, Varelux grabó los teclados y se fue a Finlandia a tocar con una banda. Me volví a quedar solo con toda la historia y la encarnación en directo fue la que me gustó en ese momento: la gente que tenía a mi alrededor, gente conocida que tocaba y lo llevamos muy parecido a como lo llevamos ahora. El set lo formaba una banda sin batería, secuenciación y tocando encima.
Después, para el siguiente disco, se nos fue un poco la olla y dijimos "venga, vamos a hacer un grupo de rock", y lo hicimos. Luego hubo que girar, y vale, nos hemos dado cuenta de que no queremos ser un grupo de rock. La parte del mundo del rock está un poco complicada y hay fuerzas malignas que lo controlan -risas generales- y ahora mismo nosotros no tenemos el poder para luchar contra ellos, entonces decidimos meternos al mundo del pop.


Ph:
¿Tú crees que es más fácil el mundo del pop?
M:
Sí, sí. Te lo digo convencidísimo. El mundo del rock ahora mismo está en un momento en el que se está tratando fatal a los músicos, sobre todo a los músicos por parte de lo medios, que es lo más triste. Y el mundo del pop, sin embargo, está siendo una cantera de cosas completamente alternativas, irreverentes y, bueno, casi punk. El rock se ha quedado en cuatro cosas básicas, hay que hacer rock muy bien y está malviviendo por eso, porque no hay un medio que te ponga un disco. En una revista, si no les pagas un par de anuncios... y los grupos no podemos hacerlo.
Las cosas no están para gastar cienmil pesetas en cada revista para que te pongan un anuncio. Luego, esos grupos no pueden salir adelante, nosotros hemos tenido la suerte encima de liar a gente. Yo, desde un principio, me las he buscado para liar a uno para sacar un disco, de liar a otro para sacar otro, de liar a otro... y mira, de momento tres discos. No va mal.

 

Crear una identidad propia a la hora de componer la canciones es el rasgo identificativo de la prometedora banda.
Pose exterior de RATIO

Ph: Oye David, tú que has estado tocando fuera ¿cómo ves la música del exterior comparada con la que estáis haciendo ahora y comparada con la nacional en general?
D:
Claro, la historia que comento siempre que me la preguntan. Que ¿por qué cantáis en inglés si estamos en España? y tal. Yo he vivido en Finlandia y en Irlanda. En Irlanda es evidente, pero en Finlandia la mayoría de las bandas no cantan en finlandés, cantan en inglés. No se lo plantean, jamás he oído decir a nadie "¿y estos por qué no cantan en finlandés?". Es una cosa natural, y creo que en Alemania también sucede, y en otros países europeos. Aquí parece como que todavía hay esa cosa de "no, es que tenemos que cantar en español porque así vende bien". Algo que uno no acaba de entender. En cuanto a lo que son las condiciones de vivir de la música, en un país europeo es mucho más sencillo salir adelante que aquí en España. Aparte de que no hay un circuito en el que se mantenga, es muy difícil quizás porque la población también es más grande. Vengo de vivir en un país que son cinco millones de habitantes, la población de la Comunidad de Madrid, pero sin embargo exportan muchos más productos y los músicos tienen muchos más apoyos por parte de las compañías. Ahí están bandas internacionales como Kyuss, Rasmus, Nightwish.

Ph: Aquí se os conoce. Habéis tocado en ciertos sitios importantes como la sala Arena en Madrid, Gamma (Murcia) o Stereo, en Alicante. ¿No habéis pensado en dar ese salto?. Porque fuera del país no se os conoce, ¿no?
M:
Claro. El primer disco se vende fuera. El primer disco ahora es de coleccionista porque ya está descatalogado. La discográfica cerró. Se vende fuera, se está vendiendo en tiendas de rollo gótico, un poco oscurillo, electrónico y tal. Se está vendiendo en Japón, se está vendiendo en Alemania, en Inglaterra, en Estados Unidos.
Ph: ¿No habéis tocado nunca fuera?
M:
No. El salto yo creo que va a empezar a verse ahora en el sentido de que como ahora lo estamos enfocando todo también a una distribución online, en la red, y el meterte en iTunes y ese tipo de historias, ahora tenemos varias cosillas online que parece que van a llegar a más sitios y te evitas el tema de la logística para sacar un disco fuera porque es un lío. Tú tienes que licenciar un disco a un señor, no sabes si te lo van a hacer bien porque no puedes estar pendiente de ello muchas veces. Ha pasado, de hecho, a amigos nuestros. El proyecto Mirage, que es un grupo de Madrid que están sacando discos en Alemania, por ejemplo. No han ganado ni un duro de royalties y son súper conocidos. Tocan en los festivales más grandes de música electrónica y rollo un poco industrial en Alemania. Son allí una especie de icono y no ven un duro de los discos. Eso me da un poco de miedo. Está muy bien porque tienes una promoción fuera que te permite viajar, pero yo creo que nosotros, primero, tenemos que dedicarnos a creernos esto aquí.
Salir, aquí está saliendo porque ya tenemos un tema sonando en internet. En www.myspace.com/ratioband podéis escuchar temas. Hay un feedback con otros grupos del mismo rollo que está muy bien. Bandas como Sonic Youth, Leonard Cohen nos han aceptado en su círculo de amigos y eso está muy bien.

Desde el primer momento =RATIO= han apostado por la tecnología como vía para difundir su obra. Entrando desde el icono de la derecha puedes conocerles.

http://www.ratoactive.com
 

Ph: Desde el comienzo de este nuevo disco ya aparece la programación como elemento primordial del mismo. ¿Vuestra música es una referencia / homenaje a los años 80 (Aviador Dro, etc.)?
D:
No exactamente. A mí, Aviador Dro me gusta, pero tampoco es esa la referencia. Yo creo que la referencia está más tomada de grupos..., tampoco de ningún grupo en concreto, pero quizás más de la corriente que se desató en los 90 o de una influencia más punk por parte de Miguel. Yo creo que entre lo 70 y los 90, pero el bache de los 80, pues no...
M:
Yo creo que lo que pasa es que como en los años 80 se utilizaban estos métodos también de mucho sintetizador, y es lo que utilizamos nosotros a la hora de realizar nuestros discos, es lo que suena. Hay gente que dice "suena a 80", bien. A mí me encanta Depeche Mode, me encanta el rollo tecno ochentero, pero aparte de los 80 hay una influencia súper clara del punk, del glam también, de David Bowie, toda esa gente. Y por su parte, del heavy metal.

Ph: Aparte de lo que decís anteriormente, vuestra música es electrónica, punk. Si queréis, un poco etiquetándola, sería como una música de laboratorio. ¿Qué tiene de imaginativa?, ya que al principio puede parecer un poco fría.
M:
Yo creo que una canción da igual que la hagas con una guitarra que con un cacerolo, es una canción. La imaginación no tiene nada que ver con el método que utilices para realizarla. Nosotros ahora estamos haciendo también conciertos acústicos para promocionar el disco y son los mismos temas. La gente está alucinando con la acústica porque no se lo esperan. Es que las canciones no son canciones de música electrónica, están trabajadas con electrónica. Además, el intentar que el sonido sea hermético y frío es la intención. Precisamente ésa es la imaginación del tema. La idea de =Ratio= es una portada completamente austera, completamente fría, rancia, y un interior del mismo estilo; y dentro de eso, dentro de la frialdad de la electrónica, metemos elementos analógicos, como puede ser un sintetizador con sonidos analógicos, una voz súper cálida, yo con el guitarreo, un bajo distorsionado.
Hay una base electrónica, no confundamos, pero no hay percusión, por ejemplo, acústica. No quiere decir que no haya calidez en el sonido. Son cosas diferentes. Lo bonito es que de esa frialdad que tiene la electrónica, nosotros metemos los golpes. Y de laboratorio, te puedo decir que hay grupos de rock que son más de laboratorio. Nosotros no ensayamos casi, nosotros los discos los grabamos según nos van saliendo. Si eso es una labor poco creativa... Lo que no podría aguantar es aprendernos una canción y estar metidos en los locales de ensayo aprendiéndonos los temas para ir a grabarlos después. Yo no puedo. Ese método de trabajo yo no lo aguanto. Prefiero ser completamente creativo, todo lo contrario. Nosotros trabajamos los discos en estudio y después trabajamos en directo, una vez que tenemos el disco, en directo suena mucho más agresivo, más punk, menos mecánico, porque tienes el factor humano mucho más presente. Yo pienso, en fin, que la asociación electrónica-frío es un poco un prejuicio. Hay cosas que me parecen mucho más frías tocadas en grupos de rock, no voy a dar nombres, pero son súper fríos. Estos grupos que son técnicos cojonudos, técnicamente buenísimos, y tocan tan bien que da asco.
Ph: No eres el primero que lo dice, ya lo he oído de varios.

Ph: Ya me habéis contestado a esta pregunta fuera de micro, pero os la vuelvo a hacer para que la gente conozca vuestra opinión. Este trabajo habéis añadido un cómic que va ligado a lo que tú haces como diseñador. Se desarrolla en un submundo decadente, Subcity, donde habéis combinado música, cómic... Es un trabajo de diseño. ¿Os consideráis más músicos que creadores de diseño? ¿Qué es lo que predomina más?
M:
No me considero ni músico, ni diseñador, ni nada; simplemente lo hago porque me apetece. Si me pongo a estudiar algo es porque soy una mente inquieta. Yo llevo siempre un librito con un lápiz porque voy prácticamente escribiendo cosas, apuntando cosas, porque no me puedo estar quieto y es lo que nos pasa un poco a los tres. Estamos siempre haciendo cosas. La historia es ésa. Estamos preparando un disco y, evidentemente lo primero es la música. Luego, además, hemos querido hacer algo para compensar un poco el tema de que los discos no se venden. Tampoco hay muchos medios para hacer un DVD y regalar otro. Entonces pensamos qué vamos a hacer. Venga, pues vamos a hacer un cómic, que está muy bien. Te compras un disco y además tienes un cómic en TIFF o en PDF, que está muy bien porque es el formato digital. Y el videoclip dentro del disco, todo en un pack.

Cómic Mitochondria


Algunos ejemplos de los cómics donde se reflejan la inquietud de Miguel.
Cómic Motoring  

Ph: Oye Kimberly, tú como protagonista, ¿crees que los discos van a ir por ese camino de lo que estáis haciendo ahora: más en videoclips, cómics, mp3?...
K:
Yo no creo que vaya por ese camino. Yo creo que los grupos que van a sobrevivir son los que van por este camino. Los grupos, si se quieren meter en un estudio, es tener mucho dinero para pagar un estudio. Cada vez hay menos discográficas, cada vez hay menos distribuidoras. Si no te lo haces tú todo... una gran compañía no te quiere grabar el disco sin más. Te tienes que llevar tú el disco grabado. Si no tienes los medios y no eres una mente inquieta... Nosotros nos hacemos todo: hacemos la web, hacemos la promoción, hacemos los discos, hacemos los libretos. Si no lo haces así es muy difícil, y por eso, para que esto salga adelante, tiene que ser así, poniéndote las pilas y un poco supliendo las carencias que tiene lo discográfico.

Ph: Hablando de esa ciudad, Subcity, para quien todavía no haya entrado en el disco, cuéntanos un poco cómo es ese submundo. ¿Es un mundo real o es vuestro mundo imaginativo?
K:
Bueno, yo creo que mejor que te lo cuente él (Miguel), que es quien lo ha dibujado. Que te cuente la historia.
M:
El cómic es un homenaje a todos los cómics que he leído. Sólo es un tebeo. Como pasa con las películas, la gente luego todo lo exagera mucho. Es un entretenimiento. Es un poco el homenaje que me ha apetecido hacer a los cómics de súper héroes, al manga también, por otro lado. Mezclado todo tenemos una estética de súper héroes manga, hay una ciudad decadente que puede estar inspirada en una metáfora de la industria discográfica de este momento y me ha faltado meter al malo. El malo iba a haber sido un pirata, y no iba por la piratería. Un músico disfrazado de pirata.
Ph: Me parece que eso tiene mucha carga explosiva, ¿no?
M:
Sí. Ya cada uno que piense lo que quiera. Hay personajes por ahí que lo dicen todo.

Ph: Después de ver el vídeo de "Cursed", donde hay una presencia casi constante de la sangre y el ambiente opresivo, ¿os calificaríais como un grupo de rock industrial siniestro? ¿Qué es lo que podría pensar la gente después de ver ese vídeo?
M:
Es que lo de las calificaciones... Nos han llamado tantas cosas, nos han llamado rock siniestro con matices poperos, rock industrial, rock electrónico, metal industrial. Yo creo que lo más amplio que se puede decir de la música que hacemos es que es rock electrónico en el sentido de que es rock y lo hacemos de manera electrónica, pero luego que cada uno juzgue. Tenemos esa tendencia a lo opresivo, un poco oscurillo, pero =Ratio= es así. Quizás mañana haga otro proyecto que se llame Pinky y sea menos oscurillo. Cada día te apetece una cosa.

Miguel
"Nuestros fans escuchan las canciones, algunos no las entienden, te lo dicen claramente, pero sin embargo se quedan con la hitoria y luego en los conciertos las cantan". (Miguel)

Ph: Digamos que no sois una puerta a la esquizofrenia, ni a la teoría del caos.
K:
Yo soy todo lo contrario. Yo soy optimista y me encantan los colores, con eso lo digo todo. Me gusta la luz, me gustan los colores y me gustan los ambientes abiertos. Luego, ellos tendrán sus momentos.
M: Yo tiendo a ser un poco macabro en todos los temas, me puede gustar un poco la estética oscurilla, pero no me considero siniestro.Yo no me considero ni gótico, ni siniestro, ni nada por el estilo. Esas etiquetas me parecen... Es una estética, además no creo que sea una tendencia, ni que sea como una cultura. Es una estética, nada más.
K: Además, es muy difícil estar o siempre triste o siempre contento, o siempre de negro o siempre de rosa. Cada día te levantas de una manera, te sientes de una manera y ya está. No puedes decir "yo soy esto" porque, a lo mejor, a las diez de la mañana soy esto y a la cuatro de la tarde he cambiado el chip completamente.

Ph: Dirías que este último trabajo es más experimental o...? Si queréis ampliamos la pregunta. ¿Qué diferencia veis vosotros entre este último disco y los anteriores?
D:
En este trabajo sí, realmente, que hemos hecho lo que nos ha dado la gana, que ha sido en todos, pero quizás en éste más todavía. En el anterior, quizás por esas colaboraciones no externas, del grupo pero de otras opiniones, se cerraron un poco los márgenes de lo que queríamos hacer. Estuvo bien porque ésa era la intención y ése fue el resultado, cerramos más el margen tirando más hacia el rock y dijimos "bueno, se acabó esa frontera. Ahora, a ver qué sale. Vamos a hacer todo eso que nos apetece". En los otros pusimos ese margen. De alguna manera es más experimental porque en el otro no pusimos unos límites en la creación.
M: Yo creo que la historia es que el primer disco es un poco el resumen de lo que yo estaba haciendo con maquetas. Estaba todo mucho más tanteado desde el principio, el segundo disco tenía un planteamiento más roquero, en directo. Funcionó de una manera que quizás no nos convenció demasiado, decidimos hacer lo que nos apetecía: disfrutar de la música. Llega un punto, que es lo que hemos conseguido en este disco creo, en el que hemos descubierto un poco la manera de disfrutar de la música, que es pasar de todo el mundo, hacer lo que te da la gana. Y si tú estás contento... Puede no venderse el disco, pero a ti no te quitan que ese disco te haya dejado satisfecho. Por ejemplo, hay cosas que oigo del segundo disco y no me gustan. Eso es triste, ¿no?, porque piensas "si hubiera sido así, si hubiera sido asao". Ahora, sin embargo, con éste ha sido todo lo contrario. Habrá cosas que estén mejor hechas o peor hechas, pero a mí me gusta, que bien. Disfrutarlo, escucharlo y decir "cómo mola este disco".

Ph: El disco tiene elementos electrónicos, rock y punk que no cansan. ¿Cómo se consigue esa regularidad?
M:
Yo tengo una manía que es que, desde el principio, cuando estoy componiendo un disco o compongo canciones, no puedo hacer una sólo, sino que voy viendo un poco el conjunto. Entonces, yo creo que ése es el secreto: ves un poco el disco entero, no las canciones concretas. Lo ves como una obra de cuarenta y cinco o cincuenta minutos en la que tiene que haber cierto movimiento para que no aburra. Jugar con la estética para que no resulte una repetición de una fórmula porque haya muchas historias que han conseguido que esté muy bien. La repiten diez veces y tienen un disco. Yo no me quedo en eso, no puedo. Lo veo todo de una forma más global.
De hecho, en este disco se ha quedado fuera un tema, que me parece buenísimo, porque no encajaba. Llega un punto en el que tiene que decir "este tema no encaja ahora". Había temas instrumentales que tampoco entraron. Esto es como si tuvieras un trozo de barro y te pones a quitar piezas hasta que se queda la cosa estética y bonita, hasta que se encuentra depurado. Tienes trece temas de dieciocho que tenías al principio. En cuanto a las canciones, un tema empieza siendo una canción jazzy punk grunge, casi con el estilo de Subpop y Sonic Youth y acaba siendo Depeche Mode. Eso pasa con nuestros temas.





"Me gusta la luz, me gustan los colores y me gustan los ambientes abiertos".
(Kimberly).
Kimberly
 

Ph: Miguel es un tanque porque os pensaba preguntar si habéis concebido las canciones del disco como un todo o cada canción tiene su identidad. Pero básicamente me has contestado.
M:
Sí, básicamente lo que te he dicho, luego cada tema tiene su personalidad. El que tú lo veas como un concepto desde el principio no quiere decir que luego trabajes cada tema como una canción sola. No puedes decir "vamos a hacer una ópera rock" y ya está. Se puede hacer una ópera rock, pero no es nuestro rollo. Nosotros hacemos unos directos muy dinámicos, muy de rock en el fondo, y tenemos diversión en el fondo. Eso no lo puedes hacer si son temas pesaditos o se pasan de largos. Son temas de tres, cuatro minutos, directos y con estribillo.
Ph: ¿De qué hablan vuestras letras? ¿Le dais más importancia a la letra u os esmeráis más en la música?
M:
Por lo que a mí me toca, ya que casi todas las canciones la he escrito yo, lo cuido todo al máximo nivel que puedo. No quiero quedarme a medias tintas en ninguno de los campos. Lo más importante es que suene, por supuesto. En una producción musical, no nos engañemos, lo primero es que suene. Como la música lleva una parte vocal, yo intento que la letra sea lo mejor posible. No son canciones hechas en diez minutos, ni son ideas cómplices, y son bastante complicadas porque muchas veces no entran acertadamente y la gente te pregunta lo que quieren decir, por qué eres tan críptico. Quizás porque no me gusta dar a la gente una letra mascada. Me gusta que la gente interprete. A mí me gusta interpretar. A mí me gusta el cine, me gusta, por ejemplo, David Lynch e interpretar una secuencia surrealista. A lo mejor me equivoco, pero mi interpretación me gusta. Me gusta que la gente tenga la suya de cada cosa que hacemos.

Ph: ¿Y eso no os puede convertir en un grupo demasiado difícil quizás para determinado sector del público?
M:
Sí... es posible que en ese sentido, el sentido lírico, sí. Lo que pasa es que, en el mundillo del pop y del rock, realmente lo que digas importa poco, entonces no se ha convertido en ningún momento en una dificultad. Nuestros fans escuchan las canciones, algunos no las entienden, te lo dicen claramente, pero sin embargo se quedan con la historia y luego en los conciertos las cantan. Entonces, bueno, no la han entendido, pero ahí están cantándola. Algo les ha transmitido aunque no era lo que quería decir, ¿no? Perfecto.
Ph: Pero, en general, ¿qué es lo que queréis transmitir?
M:
Yo lo que quiero transmitir en cada canción que escribo es un sentimiento, una sensación, y, como cualquier obra de arte, lo que pretendes es transmitir algo al público. Lo primero es desahogarme, me quiero desahogar. Lo que no puedo decir de otra manera lo expreso en las letras y la música. Te podría decir en qué está basado cada tema del disco: hay uno que es un accidente de coche, hay otro que es sobre un guerrero samuray asesino... Hay de todo: hay canciones de amor, de desamor, de odio, de desidia, de desesperación, un poco optimistas, una está inspirada en una fiesta, otra está inspirada en un cómic que me gustaba.
Ph: Cuestiones personales en general, ¿no?
M:
Sí, pero no esas cuestiones personales que parecen un impedimento, sino aquéllas que a la gente la hacen moverse, la hacen rascar en las letras y, aunque es una labor difícil, yo creo que poco a poco se consigue. Yo creo que cada uno tiene que hacer lo que le de la gana, ahora mismo no hay corsés para expresare. Se transmite o no se transmite. El segundo disco es el que más me gusta porque quizás es el más forzado y es el que, al escucharlo ahora mismo, no me transmite lo que quería decir con las canciones. En éste ha sido todo lo contrario porque hemos hecho lo que queríamos, y además nos convence.

Ph: Oye David, puesto que tú tienes una formación musical clásica, ¿crees que sería factible en el futuro de que hubiera un cierto tinte clásico en vuestras composiciones?
D:
De hecho me acuerdo que haciendo el primer disco, haciendo las partituras para la SGAE, había un tema que simplemente las cuatro voces que tenía el instrumental molaría mucho hacerlas con cuerda. Es una idea que ya la vimos claramente desde el primer disco. Esto funcionaría muy bien, las canciones tienen un entramado armónico que funcionaría. Se pueden interpretar de la manera que lo hacemos nosotros o se podrían interpretar también en acústico, con una formación de orquesta. Sería muy interesante porque ya hemos visto que suenan por sí solas. No son sólo los instrumentos, sino las propias melodías, las propias armonías las que hacen que funcionen las canciones.
M: No se descarta, no se sabe lo que vamos a hacer mañana.

David



La imaginación es un elemento muy importante en las composiciones de =RATIO=, tanto sonoras como visuales.
 

Ph: ¿Pensáis que el mundo musical está tan difícil que, en cierto modo, hay que prostituirse para llegar a algún sitio?
M:
Hombre, en el mundo musical y en todos. Eso es así. La vida, hoy en día, es toma y daca, te tienes que bajar los pantalones un día, y para conseguir cosas hay que ceder. La música, por desgracia, ahora mismo es el medio artístico que peor está en ese sentido. Ahora mismo hacer una película siempre es rentable. Tú tienes medios para hacer una película y esa película la vas a vender, seguro vamos. Cualquier cosa que hagas la vas a sacar provecho porque, si no la cuelgas en internet, la das hueco y cuando saques el DVD, vendes unas copias y amortizas. La música, no.
Ahora estamos en un periodo en el que no se sabe muy bien cómo va a evolucionar este negocio. Está muriendo el CD, no sabemos cómo va a ser el cambio, va a ser y lo tenemos aquí. El formato físico va a desaparecer y lo que se van a editar son recopilaciones con las canciones más descargadas de internet. Entonces, la historia es que para que una compañía apoye un proyecto hay que ser un poco puta. Nosotros hemos tenido que hacer cosas a veces que no nos han gustado, hemos tenido que tocar en sitios que no nos apetecía. Pero si te gusta la música, luego, cuando subes al escenario, todo se te olvida un poco.
Ph: A propósito de escenario, Kimberly, ¿=Ratio= en directo es igual que =Ratio= en el disco?
K:
Es mejor, porque en el disco no puedes transmitir lo que transmites delante del público. La sensación que tienes es totalmente distinta. No es lo mismo estar delante de un ordenador grabando que estar delante de gente que está ahí para pasárselo bien. Es una sensación totalmente distinta. =Ratio= en directo da todo, hace muchísimas locuras, lo que nos apetece en el momento.

Otros cómics del álbum "Reset"
Cómic Virus   Cómic Starscream  
 
Cómic War Within
 

Ph: En cuanto al sonido, para el público que va a comprar el disco o que os está escuchando en la sala, ¿cómo crees que ellos os ven mejor?
K:
Es que no se puede comparar. El sonido del directo es totalmente distinto, son las canciones... La actitud que tú das en directo es totalmente diferente. Transmite de manera diferente, influye cómo estás de ánimo en ese momento.
M: Cualquier banda en el disco tiene una producción que en directo no puede tener. Técnicamente sonará mejor, vas a tener una ecualización, una compresión que en directo no la vas a tener, pero en directo suena mucho más fuerte. El proyecto =Ratio= tiene una cosa buena: que diferenciamos mucho. La manera de trabajar en estudio y después llevar el directo a cabo es algo genial porque te buscas la vida para que funcione luego en directo. El disco suena de puta madre porque estás trabajando directamente en estudio y luego la manera de trabajarlo en directo no tiene porque ser la misma.
K:
De hecho, en las canciones se pueden hacer modificaciones. Incluso las voces cambian en algunas canciones, hay más coros.
M:
La ejecución la vas modificando en una sala con unos medios, de cara a un público, con una acústica. No tienes esa oportunidad de disimularlo tanto. En un disco puedes grabar veinte veces una toma, en directo, es ésa.
K:
Si te equivocas, hay que sacar la canción adelante, hay que seguir.
M:
En general, la diferencia de =Ratio= en los dos ambientes es que en disco suena muy bien y en directo suena igual de bien, pero más potente. Es un poco el rollo que llevan grupos de punk, el glam. Tú los oías en disco con unas producciones muy buenas y en directo te ofrecían otra cosa distinta, otra magia.

Ph: ¿Quién de los tres se entrega más en directo?
M:
Ella (Kimberly) se mueve más. De momento, es la que tiene más movilidad.
K: Cada uno a su manera.
M:
Yo creo que todos nos entregamos a tope. Lo bueno de =Ratio= es que en directo somos una banda que nos entregamos del todo. David se hace contracturas en el cuello, y yo...
D: Estoy pensando seriamente en amputarme el cuello.
M: Tenemos que calentar.

Ph: Kimberly, haznos una crítica de los dos chicos que tienes a tu lado.
K:
Son demasiado serios. No, no te puedo decir nada malo... Bueno, sí, sí, te puedo decir algo malísimo: que ninguno de los dos conduce y me toca conducir a mí en los viajes. Eso es lo peor de todo que te puedo decir. Cada vez que paso por una autoescuela se lo digo y miran para otro lado.
M: No tenemos tiempo, yo llevo veinte años intentándolo.

RATIO posando



"El mundo del rock ahora mismo está en un momento en el que se está tratando fatal a los músicos, sobre todo a los músicos por parte de lo medios, que es lo más triste". (Miguel).

Ph: De los grupos que están funcionando ahora, ¿cuáles serían vuestros grupos emblemáticos?
K:
Yo no puedo hablar porque yo no coincido con ellos. Me encanta el hard rock, el rock ochentero, el rock flequillero, como lo llaman estos. A mí, el hard rock me vuelve loca.
M: Horterismo también lo llamamos. Luego, aunque parezca un poco raro, también me gustan mucho todas las tendencias nuevas que están saliendo, el llamado nuevo metal me gusta mucho. Yo tiro más por el lado del metal. Yo soy muy abierto. Aparte de =Ratio=, lo que más escucho es música de películas, bandas sonoras de cine, cosas súper raras. Me da por escuchar algo nuevo y te buscas música japonesa, música electrónica. Depende de cómo te levantes.
D: Yo voy por etapas. Hubo una etapa en la que estuve metido en el rollo más folk, después me metí en un rollo un poco más jazzero, después música clásica, para pasar al rock industrial, la música electrónica. Ahora mismo estoy a caballo entre la música electrónica y el pop. Me gusta escuchar de todo.
M: El Fary.
D: El Fary, por supuesto.
K: Canciones de dibujos animados. Eso nos encanta, para viajar sobre todo.
M: Sí, Willie Fog es un clásico.

Ph: ¿Cómo venderíais vuestro disco? ¿Qué es lo que quisierais decirle a la gente que tiene la mano puesta en el bolsillo con la intención de comprar un disco y se decantara por el vuestro?
M:
Es que vendérselo es complicado porque hay muchos grupos que están muy bien. Nosotros nos creemos lo nuestro, tenemos un buen disco, y además tiene un cómic, los videoclips... es una cosa completísima. Como regalo no tiene precio. Es un bombazo.




"Reset" es un disco que cada vez lo escuchas te apetece más volver a saborearlo. Descubres sonidos nuevos.
Portada del disco Reset
 

Ph: ¿Tenéis una canción favorita del disco?
M:
Me imagino que cada uno tendrá sus preferencias. A mí, es que cada día me da por una.
D:
Yo, como comenté en otra entrevista, "Motoring" me gustó mucho porque fue el último tema que llegó al disco y creo que, de alguna manera, nos ha abierto un poco el objetivo de lo que puede ser el futuro de próximas cosas que hagamos. La cosa es que ese tema me ha gustado porque es un rollo un poco más popero y un tema bastante antiguo que tenía Miguel en la recámara. Quedó guay, esta dirección me gusta.
M:
Es un tema que define mucho a la banda, es la mezcla del rock y la electrónica. Además, está la voz de Kimberly haciendo un pasaje ella sola. Es una declaración de principios de =Ratio=.
K:
Yo no te puedo decir un tema. "Motoring", estoy de acuerdo con David y Miguel, pero es que tampoco te puedo decir. Yo siempre he sido muy indecisa. Según el día, según el momento.

Ph: De lo que veis en las actuaciones, ¿qué canciones pensáis que atraen más al público?
M:
Yo creo que "Motoring" en directo es una bomba y éste ha sido un disco pensado para que en directo la gente se lo pase bien. Tocamos con Mastretta, una banda que no tiene absolutamente nada que ver con nosotros. El público iba a verlos a ellos, tocamos dos canciones y todo el mundo bailando. Una sorpresa.

Una buenísima impresión es la que nos ha dejado este grupo, primero al escuchar su nuevo disco y luego al charlar con ellos. Su presencia proyecta una imagen tranquila, nada que ver con el trabajo que hacen. Su música: muy particular, novedosa... interesante incluso para los gustos musicales más conservadores. =Ratio= no es un grupo a la usanza, su peculiaridad también se ha demostrado en el diálogo. Les gusta charlar, no les gusta ser eruditos, les atrae aprender y les gusta compartir música y palabra. Son divertidos, con los pies bien clavados en el suelo. Sin duda les espera un duro terreno que abonar, pero cuentan con la ventaja de que, aunque alguno de sus integrantes no sepa conducir, se conocen casi todas las señales para despuntar en el circuito musical. Desde este medio estaremos atentos a sus pasos. Seguro que sorprenderán a propios y a extraños.

Más información sobre =Ratio= en http://www.ratioactive.com

 

La revista Photomusik en ningún momento se hace responsable sobre el contenido de las opiniones de sus entrevistados.
Texto: Marisa Ojeda © . Fotografías: www.photomusik.com © y Ratio ©

 
Recomienda esta entrevista