Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 



 

CINE Y ESPECTÁCULOS
CARTELERA CULTURAL
Histórico
 
 
 


MALAS COINCIDENCIAS
Película "El amor y otras cosas imposibles"


J. G.
(Madrid, España)

El amor y otras cosas imposibles
  Ficha Técnica Video Banda sonora
Una película extraña: hiriente y reconfortante. Relaciones cruzadas que se encuentran de la misma manera que se desligan: con azar meloso y arrogante. La infidelidad como resorte mano que mueve los hilos de una futura convivencia atormentada. El cocimiento de una relación fortuita, y apasionada, nace tras una noche de hotel: la salida a un hastío llamado matrimonio. La intimidad comienza de manera poco original, la convivencia se desarrolla con inteligencia y refinado gusto dramático por lo realista. Se rompen estructuras; se crean castillos en lo que llegará a convertirse en orgía psicológica de cuarteto familiar. La religión asoma los hocicos como colchón para los sentimientoa humanos noqueados. La aceptación de la muerte como accidente y la comprensión hacia quienes viven las secuelas de un incendio no provocado. El amor arde en llamas de la necesidad humana, las vidas giran, el romance se acomoda, el deseo se distancia, la culpabilidad auto-atribuida rodea "El amor y otras cosas imposibles" con brazos protectores que estrangulan su dolor, el desprecio escupido del exterior, mata. El montaje de David Codron introduce pistas sobre el móvil de la acción mientras se presentan los créditos de la película. Las imágenes conmovedoras del pasado maternal se presentan como estampas. Para unos, recuerdo latente convertido en obsesión; para otros, dolor admitido.
En la cinta dirigida por Don Roos, la culpabilidad es un sentimiento arraigado que va trabajando el masoquismo con conciencia intransigente. Un monstruo con garras aceradas que erosiona la confianza de pareja hasta asfixiarla. Las relaciones humanas, la vida, la muerte y la familia son los temas que vertebran este drama abrupto, apoyado por el personalísimo humor ácido que Lisa Kudrow despliega en sus apariciones de fisonomía esperpéntica. Musa del cubismo picasiano y semblante freak de expresividad histérica. Su papel en "El amor y otras cosas imposibles" le viene como anillo al dedo, la interpretación que hace: notable. Nos seguimos preguntado ¿qué es amor?
 
Scott Cohen como Jack (izda) y Natalie Portman como Emilia (dcha)  
Lisa Kudrow es Carolyn

La intención de "El amor y otras cosas imposibles" es abordar la vida y la muerte, envueltas en el mismo paquete. Natalie Portman se trabaja su papel en un drama que comienza con la flojera de un libro al que cuesta hincarle el diente. La dirección de Don Roos se mueve por el angosto (y peligroso) camino de los nombres propios. Portman lidia con la tarea de enfrentarse al mundo, y a sí misma, sin veteranía como amante, madre, madrastra o puta. Por sus venas corre el enfado ante algo que se niega a admitir: el pasado. Su realidad es de lujo apetecible lleno de confusión interna y lucha. ¿Por qué no acepta la realidad exhenta de culpa? La vida no la ha tratado bien, hay soledad en su mirada. La palaba ayuda no entra en su vocalulario solitario y atorentado. La lágrima fácil no vale como consuelo para aprobar a "El amor y otras cosas imposibles". El personaje de Portman no es agradecido con el espectador ni con sus compañeros de reparto. La infancia madura, e irritante, que describe Charlie Tahan es un nuevo segmento en el personaje de Natalie Portman con el que interactúa, a partir de donde el interés crece. Resulta difícil ganarse su afecto, dañino e inocente. La mujer que encarna basa su relación en una lucha por asentar vínculos, y Tahan, en defender el territorio emocional. Un niño de intelecto evolucionado buscando la cohesión de una familia en la que sólo ve fisuras. Un referente de la fragilidad humana que siente rechazo hacia una madrastra impuesta, cariño hacia un padre que le escucha como adulto y amistad filial para con una madre que le manipula.
Portman es la personificación del drama adulto; Charlie Tahan, el defensor de un berrinche molesto.

Emilia  
Jack confuso

El drama se deja llevar por la sensación de enfado.
La lentitud se adueña de "El amor y otras cosas imposibles". Fogonazos de un pasado con carita de ángel que apenas distingue a quienes la observan. Collage melodramático de intención sensiblera. Personita carismática, fruto del amor, canción de una noche...
Nacer, vivir, morir; ¿durante...?
El pasado nunca se olvida; se interioriza sin dejar que el tiempo fosilice su esqueleto.

Natalie Portman esconde fantasmas  
Charlie Tahan es William
¿Por qué nos negamos a matar el fantasma que nos persigue en vez de depositarlo en el álbum de nuestros recuerdos más íntimos?... Somos complicados a la hora de aceptar el Destino, atribuyéndonos méritos que no nos corresponden; nos acusamos de lo que nos duele para flagelar el sentimiento de quien se encuentra en soledad por expreso deseo. Portman proyecta en su personaje la ira del pasado hacia la familia en un caso digno de estudio freudiano. Su paciencia aguanta, y estalla, en una rabia destructiva destapando esa enfermedad interna que todos llevamos denominda culpa, que impide perdonar y olvidar.
Una pareja enamorada  
Recuerdos

La idea de querer congelar el tiempo reaparce en la cinta de Don Roos como única ansia de Natalie Portman. "El amor y otras cosas imposibles" invita a la reflexión, a pensar por qué nos hacemos daño manteniendo ocultos pensamientos que neceistan ser compartidos. La desesperación nos lleva a dejarnos aconsejar por elementos exernos. El sentimento que nos mata individualmente encuentra la paz en colectivo; lo convertimos en terapia grupal de periodicidad mensual. Alcóholicos anonimos, sin cara, que intentan fusionarse en una unidad para mitigar el dolor común. Parques convertidos en camposantos, vientres donde la paz da vueltas junto a un estanque, penurias comunales, zombies sociales errantes que se niegan a olvidar lo irrecuperable.
La vida no se para. Crisis, nacimientos interpretados como maternidades frustradas o partos vengativos. Miserias humanas que desvelan nuestro rencor hacia quien nos ha hecho daño.

Emilia y William en el parque  
Anthony Rapp es Simon (izda), Emilia (centro), Lauren Ambrose como Mindy (izda)

Natalie Portman lleva el peso de la película; a pesar de que le cueste entrar, no se sale de lo convencional dentro de un mundo que se agita por el peso de su pasado turbador. "El amor y otras cosas imposibles" es una canción de cuna disecada, una colección de animales sociales que van desfilando con la misma frialdad que deja una muerte accidental.
¿El amor es un imposible... dónde están los límetes entre su vida y muerte? ¿Aceptar a los que permanecen vivos o anclarse en quienes han desaparecido? Convetirnos en cómplice de un sentimiento inseparable: el adiós. Palpita el frío y la soledad.

J. G.

La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección.
Texto: www.photomusik.com ©
<< 2010       < anterior          siguiente >       2012 >>

Copyright Photomusik.com