PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 



 

CINE Y ESPECTÁCULOS
CARTELERA CULTURAL
Histórico
 
 
 


EL LÍO DEL MALETÍN
Película "La fría luz del día"


J. G.
(Madrid, España)

La fría luz del día
  Ficha Técnica Video Banda sonora
Los nombres propios, en “La fría luz del día”, son el papel de plata que envuelve esta chocolatina embaucadora. Dentro, aire comprimido que esconde indigestión, cefalea y somnolencia. El thriller, por homogeneizar su denominación, que dirige Mabrouk El Mechri no aporta nada nuevo al género, con un argumento insulso; apadrinado por caras consagradas (Bruce Willis, Sigourney Weaver), envejecidas debido al normal paso del tiempo y otras más jóvenes a las que la industria cinematográfica pretende convertir en estrellas a toda costa. Es el caso de Henry Cavill (“Immortals”), destinado a convertirse en un rostro familiar, resultón y fenómeno taquillero. Dentro de una trama farragosa, el joven actor busca una oportunidad a pesar de que la fortuna no acompañe esta producción desafortunada. El director francés, de orígenes argelinos, dirige otra cinta de espías que han querido pasearse entre la sofisticación y la doble identidad sin éxito para ninguna de las dos facetas.
 
Henry Cavill como Will Shaw  
Sigourney Weaver

Se agradece la escasa presencia de Bruce Willis (Martin), domesticado en una jungla peligrosa; acostumbrado a darse de tortas con todos; por una vez, no tenemos que vomitar ante sus hazañas de boy scout patriota, dirigidas por neuronas brutas. En esta ocasión, su dramática presencia salta las lágrimas bajo un espía paternal con doble fondo. Es un figurante lujoso con escasa presencia y rápida extinción. La persecución de una maletín misterioso se convierte en pesadilla y tortura para el espectador inteligente. Sigourney Weaver se merece mejores papeles, alejados del marimacho en que la han convertido. La compli