Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 
 


 


LAS VOCES DEL SILENCIO

PALABRAS SOLIDARIAS
Histórico

 

ATAQUE A LA DEMOCRACIA
Acólitos de Donald Trump asaltan el Capitolio en Washington

JGS

El asalto al Capitolio de Washington es un signo de nerviosismo y descontento por parte de la facción seguidora de Donald Trump
 

El Congreso de los Estados Unidos ha sido asaltado por radicales ultranacionalistas, exacerbados, sin sentido común. Las imágenes han recorrido el mundo a velocidad supersónica agitando el desorden político que Donald Trump incita. Hemos vuelto a comprobar la fragilidad de la Democracia frente al fascismo vandálico y su contundencia penosa; hemos comprobado, de nuevo, cómo la sombra es un lugar cómodo para orquestar la irracionalidad. Esta visión apocalíptica de la locura analfabeta está cargada de un simbolismo peligroso que ha dinamitado el poco sentido común de los trumpistas norteamericanos. La Historia también se escribe con letras negras y hoy es un día para la fatalidad. El asalto al Congreso el 24 de agosto de 1814 por parte inglesa, con motivo de la guerra anglo-estadounidense, se queda pequeño comparado con esta explosión de júbilo radical. Durante la Guerra de 1812, el poeta aficionado Francis Scott Key compuso el poema La defensa de Fort M'Henry. En 1931, el Congreso lo convirtió en el himno nacional de Estados Unidos. Los acontecimientos ocurridos el 6 de enero de 2021 frente al Capitolio sólo inspiran un verso a la vergüenza.

La democracia norteamericana, y mundial, ha sido asaltada con métodos callejeros que españoles calenturientos y poco analíticos han comparado con el grito de Podemos: Rodea el Congreso. Otros lo han usado para desempolvar las banderas un Tomemos la calle todavía sin politizar. Gritos hay muchos, el griterío es más peligroso por su incontinencia adrenalítica. Lo visto en las horas recientes debería hacernos pensar sobre la inestabilidad de los cimientos democráticos en la nación más poderosa del planeta. Hablamos del poder atribuido a un presidente, hablamos de una libertad secuestrada con métodos insurrectos, hablamos de violentar si usar la violencia física, hablamos de conquistar una institución para derrocar al poder ganador en las urnas y encumbrar al perdedor, hablamos de quien hace del instrumento político su arma combativa, hablamos de asaltar sin salpicarse el traje, hablamos de mafia que usa mano de obra barata (el pueblo) para el trabajo sucio, hablamos de Donald Trump. El delito personalista permite justificar una derrota que clama paz. Paz para los vándalos que han sembrado el terror a golpe de cronómetro. Los seguidores de Donald Trump han atacado el resultado político, la libertad con el empuje del populismo a la marsellesa, entre cócteles molotov y pinturas de guerra teatrales. ¡Si llegamos al Capitolio sin mancharnos de sangre, habremos conquistado Roma! Quienes caigan en el camino serán patriotas; el resto, yihadistas con mentalidad occidental que no piensan morir en su misión. Estos Hunos del siglo XXI se comportan igual que trogloditas asustados por el diálogo, orgullosos de una manipulación consentida.

Los hechos obedecen a una táctica estudiada paso a paso desde que Donald Trump ganó las elecciones de 2016. Su vigencia napoleónica quería consolidar un gobierno sin caducidad y renovable pr orden ejecutiva. Lo confabulación con la mentira invalida la victoria de Joe Biden mientras se alía con la desinformación.
El día de incursión campestre acabó en una retirada resacosa para extras cinematográficos y humillante para los hombres justos que no apoyan al fanatismo. La inoperancia de lo impactante acabó siendo una visita turística al Congreso de monos adocenados. El pueblo norteamericano no es el culpable de lo ocurrido, los republicanos washingtonianos son los responsables de hechos ignominiosos, becerros que no deberían ser sobredimensionados y contra quien se tendría que aplicar la justicia federal con pena carcelaria. Nada de aceptar la retirada con un suspiro envuelto en la bandera del toque de queda y aquí peace and honor. Trump dijo como escusa verbal de su fracaso en la sombra: Os queremos chicos pero ahora iros a casa porque somos gente pacífica. Sin comentarios.
El partido republicano tiene culpa en este desaguisado al no presionar a su presidente para someterse a la cordura. Basta observar cómo los apoyos están cayendo dentro de la militancia para entender que no todos son golpistas en esta formación política de guante blanco. Mike Pence ha comenzado la catarata seguida por Stephanie Grisham. La jefa de gabinete de la primera dama, Melania Trump, vinculada al equipo del presidente saliente desde 2015, llegó a ser jefa de prensa de la Casa Blanca. El dominó se desploma ficha a ficha. El búnker de esposa e hija hace piña en torno al gran jefe porque el clan familiar pierde poder.

¿Dónde estaba la policía que reprimió manifestaciones por las muerte de George Floyd, ¿no sospecha la dejadez de unos cuerpos de seguridad que nunca duermen?, ¿por qué la movilización del apoyo popular contó con el soporte de un limbo policial durante horas? Los invasores del Capitolio fueron una minoría revoltosa, ruido momentáneo, vocerío que se aprovecha de la globalización informativa. No podemos decir que se venía venir porque Donald Trump es imprevisible. Es la antítesis de la consolidación progresista, el triunfo de la polarización, el protagonismo sicopático incapaz de debatir y mucho menos razonar. Donald Trump tiene el dilema moral de no reconocer la derrota a pesar de ser el segundo mandatario más votado en la historia de los Estados Unidos. No ha asumido que en política se gana y se pierde, y él, según los resultados electorales, ha sido derrotado. Trump es un fascista pero ¿los setenta millones de votantes que le apoyaron lo serán también? Por eso, ojo con las minorías fanáticas que secundan el desvarío gracias al efectismo pistolero. Después de la tormenta, ¿qué hará la política internacional? Miguel Ángel Aguilar diría Veremos.

Lincoln afirmó durante el discurso de 1858 ante la Convención Republicana en Illinois que una casa dividida no puede permanecer en pie. El republicanismo de Donald Trump ha demostrado que Estados Unidos es una chabola políticamente desmoronada. Sus seguidores se han lanzado a la calle sin temer al coronavirus. Los amantes de Roland Emmerich han dejado de sentir Asalto al Capitolio como una ficción cinematográfica. Los bandoleros de ayer pasarán a la Historia como alguien que ha ultrajado una institución más que un edificio.

Ni esa imagen de tipos vestidos como militares con mochila ni el maquillaje a lo Braveheart ayudan a dignificar el espíritu nacional. La fotografía de Richard Barnett (Bigo) en el despacho de la presidenta de la Cámara de los Representantes, Nancy Pelosi, eleva la idiotez al grado de farándula made in USA (que no debe confundirse con Born in the USA, de Bruce Springsteen). Los selfis son trofeos de caza exhibidos como autorretratos del espanto en forma de salvapantallas con el pie de foto yo estuve allí. ¿Estamos ante el coletazo final de un buque a la deriva o asistimos a una manifestación típica de la ultraderecha adoquinada?

 


JGS

La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección.
<< 2021        < anterior          siguiente >       2022 >>  

© Copyright Photomusik.com