Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 



 

CINE Y ESPECTÁCULOS
CARTELERA CULTURAL
Histórico
 
 
 


SECUELA PARA DOS DESCEREBRADOS
Película "Zoolander nº2"


J. G.
(Madrid, España)

Zoolander nº2
  Ficha Técnica Video
Las películas estúpidas suelen reproducirse en secuelas que constatan la tontería de su espíritu inicial. Ben Stiller vuelve a triunfar como rey de la tontería consagrada en un nuevo parto de la saga Zoolander. Tampoco se le puede pedir más. Los seguidores de este esperpento glamuroso demandaban una segunda entrega hace tiempo y su ruidosa paciencia se ha visto complacida en las manos de Stiller, otra vez director y actor. Sólo se salva la música.
El enigma con el que este espécimen comienza queda sin resolver: muertes glamurosas que sólo tienen cabida en las redes sociales. Una coletilla puesta para arrancar de alguna manera esta secuela infantil.
 
Derek Zoolander (Ben Stiller)  
Mugatu (Will Ferrell)
Los 15 años que separan a “Zoolander, un descerebrado de la moda” (2001) de la actual “Zoolander 2” (2016) han cambiado el mundo, aunque las mentalidades de sus protagonistas han variado poco. Es un producto montado en el negocio del cine ordinario y dominguero.
Los egos de Derek Zoolander (Ben Stiller) y Hansel (Owen Wilson) siguen igual de descerebrados en formato panorámico. La segunda parte de esta secuela indigesta los escupe criogenizados a un mundo extraterrestre en el que se sienten monigotes de su payasada. Son patosos hasta la saciedad en un ambiente movido por la cultura blog que disfruta celebrando pases de moda en un vertedero. ¡Es cool! El azul deslumbrante de Derek no impresiona tanto aunque siga poniendo las mismas caras de chimpancé amaestrado. La estrella se ha convertido en una momia estrellada y su compañero de pasarela es un cruce entre surfero kármico y hippy tribal. El lenguaje, tan alejado del chiste, sucumbe ante la zafiedad de sus diálogos. Los dos son expertos en macarradas verbales.
La autoparodia tontorrona ha resucitado con “Zoolander 2”, despertador de carcajadas ventrales(pedorretas) mientras el cerebro se atrofia. Es tan vomitiva como icónica: el primer Derek marcó un época. Su imagen enterrada se conserva con más dignidad que resucitada en esta actualización.
Los nombres del famoseo han querido relanzar el espectáculo de los estrellas. Justin Bieber, Macaulay Culkin, Mika, Lenny Kravitz, Kanye West, Kim Kardashian West, son cromos preocupados en la popularidad de su hashtag. Otros buscan mantener el peso de la película: Penélope Cruz (con guiño a lo albaceteño, ¿Almodóvar?) o Will Ferrell (que ya repitió en la primera parte). Algunos ganan popularidad a base de su peculiar imagen: desde Benedict Cumberbatch, el andrógino de este planetario, hasta Kristen Wiig, la nueva reina de la moda, ejemplo del exceso: desde la sofisticación holográfica hasta el barroquismo desmesurado. Son personas y personajes al servicio de un argumento estilo Hollywood.
Benedict Cumberbatch (All)  
Alexanya Atoz (Kristen Wiig)

El público participa de un lucha abierta entre la risa flatulenta, diarreica, y el silencio absoluto muriendo de estreñimiento aburrido. La añoranza de la frescura limitada que tenía la primera parte destroza su gracia con la necesidad de reinventarse.
“Zoolander 2” cumple a rajatabla el formato de cine basura: se despilfarra humor zafio y gamberro para una comedia desmadrada en su ñoñería.

J. G.


La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección
.
Texto: www.photomusik.com ©
<< 2015       < anterior          siguiente >       2017 >>

© Copyright Photomusik.com