Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 



 

CINE Y ESPECTÁCULOS
CARTELERA CULTURAL
Histórico
 
 
 


EL BARRIO SE LAVA LA CARA
Película "Bienvenidos al barrio"


J. G.
(Madrid, España)

Bienvenidos al barrio
Ficha Técnica Video  
Del fisco no se escapa nadie. El embrollo que comienza con la ligereza de una comedia trivial se transforma, sin apartarse de los giros chistosos, en un espejo de desigualdad, aislamiento y convivencia raciales. Bienvenidos al barrio muestra que no todo lo que rodea a las agencias de comunicación es glamuroso y triunfalista. Claro que la mano orquestadora de chanchullos feos no escapa al ojo halconero de Hacienda y, entonces, el cielo azul se cubre de nubarrones. Happy Few, el negocio cuestionado, es un microcosmos dentro del universo parisino extrapolable a cualquier territorio de la geografía empresarial. En las tripas de la Justicia existen bacterias buenas que pueden olvidarse de la multa. Si el sancionado accede a tapar los agujeros que las políticas sociales no han sabido gestionar, todos tan contentos. En resumen: cambiar de barrio por cuestiones estratégicas. La deslocalización empresarial tan denostada facilita la legalidad con esta medida apresurada. La empresa de Fred Bartel regresa a la marginalidad de La Courneuve: el barrio que la vio nacer. Su familia es un árbol roto con las ramas del desgaste femenino y la esperanza masculina pendiendo equilibradas.
 
El empresario Fred Bartel (Gilles Lellouche) a quien el fisco persigue  
El equipo de 'Happy Few' en su llaga al barrio nuevo
La pesadilla se instala en un paisaje poblado de coches quemados, edificios abandonados y mucha grifa clandestina. Mohamed Hamidi plantea, en tonos de comedia, una película tan entretenida como actual donde la incomunicación respira aire puro. El realizador franco-argelino, conocido por La vaca, hila fino al conjugar con acierto acidez y humor. Los polos opuestos (fracaso y triunfo) obligados a convivir crean sinergias de recompensa mutua. La solidaridad se abre camino mientras todos se benefician del trato: unos, sintiéndose útiles; otros, evitando ser procesados por el fisco y éste, repoblando las zonas marginales con identidad corporativa.
El ratero Bibiche (Karim Belkhadra) enfrentándose, por primera vez, a Fred Bartel. En medio: Jeune Courneuve (Kamy Coussot)  
Fred Bartel confraternizando con Isma (Benjamin Nlomngan), el rapero joven del barrio

A pesar de que el final previsible se ve cada vez más evidente, queda un sabor grato: donde antes se peleaba por la supervivencia, ahora se vive con dignidad. Los actores lucen con la misma sobriedad trajes de diseño como cazadoras de cuero vándalo. Los inquilinos nuevos se adaptan con rapidez sorprendente a un gueto restringido del que pronto sacan sus beneficios gracias a un próspero mercado de todo a 100 con Samy como emprendedor principal. El rap, símbolo de poesía juvenil, es vecino del suburbio. Esa ciudadanía silenciosa que sólo es noticia en la sección de sucesos se convierte en titular de primera página. La exclusión social que categoriza a las personas por su barriga económica descubre un colectivo que no es tan malo como la realidad mediática lo pinta.

J. G.


La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección
.
Texto: www.photomusik.com ©
<< 2018       < anterior          siguiente >       2020 >>

© Copyright Photomusik.com