Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 
 


 


MUSINTERNAUTA

TU OPINION TIENE UN SENTIDO
Histórico

 


ROCK ACELERADO Y SALVAJE
(Wild Animals + Cuello
Sala Moby Dick, 23-febrero-2017)

J. G.
(Madrid, España)

Wild Animals
   

La energía del punk rompió las paredes de Moby Dick, envueltas en un huracán frenético. Desde Valencia, un trío underground marcó la frontera entre el salvajismo de su territorio musical y la adición de un público enganchado a olas supersónicas. La banda formada Jamie R. Green (guitarra y voces), Paula Sánchez-Lafuente (batería y voces) y Fon Álvarez (bajo) enarboló su entidad batalladora. Estos músicos, cada cual más potente, son Wild Animals. Las canciones presentadas garantizan una trayectoria sostenida en una línea guerrera. Su música, directa a la yugular, se lanza al vacío sin paracaídas, atrapando al oyente en un valle inundado por la aceleración de un ritmo que ignora los principios gravitatorios.
Sorprenden y se agitan en el escenario con intensidad, señores de una constancia sonora que rompe los tímpanos con canciones directas, cargadas de rock enfermizo y saludable. Jabatos de las cuerdas, cuentan con el privilegio de tener a una baterista incansable en sus filas. El guitarra, empapado en sudor, era el anuncio viviente de una bebida energética.
Wild Animals cortaron el aire con su música acelerada entre canciones afiladas y ruidos rebeldes. Imparables, entraron a matar; y el hecho de que las voces sonaran acopladas ayudaron a a conseguir ese carácter sucio, desprendido gracias a canciones revoltosas, punkies y británicas.

El rock se instaló con una rapidez modélica. Los valencianos se lo dejaron fácil a Cuello. Con la gente ya caliente y deseosa de pegar saltos musicales, su indie punk comenzó impregnado del mismo coraje que Cuello, continuando lo ya empezado. La sala fue una locura sonora imparable e insaciable: sólo algún gracias y los aplausos del público frenaron la acelerada caída de esta catarata macarra. Óscar Mezquita (Zanussi, Derrota), semi desnudo en la batería, puso el punto colorista a este rock gamberro, sostenido por la voz sobria de José Guerrero (Betunizer, Jupiter Lion, Rastrejo, Segunda Persona), un guitarrista constante como Ubaldo Fambuena (Los Tracahombres) y el bajo que Nick Perry (Flipping Colors, Obleans) no dejó de aporrear con ímpetu.

Wild Animals fueron metralla disparada a ritmo desaforado y roquero. Son animales de espíritu salvaje, capaces de regalar música recubierta de un cuidado compás. Las pausas se hicieron más constantes, simulando un Ferrari que necesita cambiar neumáticos en mitad de la carrera por un desgaste acelerado, aguantando hasta el final. La melodía martilleante es rock sin concesiones, lineal dentro de su insistencia. Unas canciones engancharon al segundo mientras que otras, debido al poder de la velocidad instrumental, se volvieron pesadas e incapaces de mantener su ritmo feroz. El sonido duro y un ritmo imparable se mezclaron con letras revoltosas que bailaban sobre una música golpeada por la percusión como un trueno apocalíptico.
A Wild Animals no se les puede escuchar sentado junto a una copa de Burbon Gran Reserva sino que su sonido se saborea mejor regado con unas birras y ganas de poner la mente en blanco.

 

 

J. G.

La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección.
Texto y foto: www.photomusik.com ©
 
<< 2016      < anterior          siguiente >       2018 >>

© Copyright Photomusik.com