Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 
 


 


MUSINTERNAUTA

TU OPINION TIENE UN SENTIDO
Histórico

 


GUERRA A LA MÚSICA
(Rusia, apeada de Eurovisión antes de tiempo)

J. G.
(Madrid, España)

Rusia queda excluida de Eurovisión 2022 por la intervención armada en Ucrania
   

Por primera vez en veintitrés años, Rusia no estará en en la final de Eurovisión. El enunciado no debería sonar novedoso pero la actualidad lo ha convertido en primera página. Todos sabemos que el acontecimiento ideado en 1956 por Marcel Bezençon, expresidente de la Unión Europea de Radiodifusión, ha perdido mecha como centro de reunión para las promesas musicales europeas, que incluye a naciones alejadas del continente viejo como Australia. La reunión anual es un juego donde los votos disfrazan intereses políticos más válidos que los cantantes.
Nada de la lucha por el Micrófono de Cristal parecería extraño si el 24 de febrero no hubiera comenzado un espectáculo de sonidos calamitosos. Cuando Vladímir Putin decidió, de manera unilateral, invadir Ucrania como parte de una sinfonía napoleónica que quiere exportar como simbología nacional, Eurovisión estaba en marcha con sus trompetas sin afinar. Las alarmas saltaron ante la necesidad por aislar el afán conquistador ruso. Nadie pensó que los tambores de guerra rugirían con bombazos indiscriminados contra población inocente (como es de costumbre). Nadie imaginó que las guitarras se convertirían en metralletas.
La Compañía Nacional de Radiodifusión Pública ucraniana, Suspilne, tras el desafío moscovita, exigió a la UER que frenase la participación del país gobernado por el líder del partido conservador Rusia Unida, con Dmitri Medvédev desbancando. La organizadora del evento, se adelantó a explicar que esta incursión no podía entrometerse en el espíritu promotor al tratarse de una convocatoria apolítica. Su naturaleza no le permite decantarse ni a favor ni en contra de una locura megalómana como la que toca. La falta de ética es evidente ante la carnicería que las tropas dirigidas por el Kremlin están realizando sobre suelo ucraniano. El bloqueo se extiende a la cultura con el perjuicio del mundo musical. La guerra no se aparta de la sintonía eurovisiva Sing Along que cambia el nombre al Te Deum de Marc-Antoine Charpentier. El creador barroco la compuso en agosto de 1692 para celebrar la victoria francesa sobre el príncipe Guillermo III de Inglaterra, en la batalla de Steinkirk.

La exclusión rusa del festival responde a una decisión tomada con más vísceras que cabeza. Es un No a la guerra alejado del grito pronunciado en 2003 contra los planes de George Bush para derrocar a Sadam Husein en la invasión de Irak. Una medida que no contribuye a asfixiar a Putin, una injusticia contra quienes lo odian, otra foto para la galería de actitudes huracanadas y oportunistas. La candidata georgiana El grupo georgiano Stephane & 3G, candidato por su país en en 2008, lanzaba críticas a Putin con We Don't Wanna Put In, supuestamente ofensiva para el primer ministro ruso. La celebración del acontecimiento en Moscú aquel año, y la negativa a modificar el texto, facilitaron su no participación en un certamen plural y abierto. Mientras, la UER informó que la letra no cumplía los estándares exigidos por la organización. Las canciones de corte político o con mensaje militante están prohibidas en Eurovisión. Sin embargo, Ucrania conoció la victoria en 2016 con el tema 1944. Jamala se valió de este mensaje al narrar un hecho histórico: la deportación de miles de tártaros de Crimea. ¿Alguien recuerda la acusación directa de la representación armenia contra Azerbayán en 2015? Durante esa edición, el sexteto multinacional Genealogy cantó Don’t deny (No lo niegues) con alusiones directas al genocidio contra su pueblo durante la Primera Guerra Mundial. El título se cambió a Face the Shadow (Enfréntate a la sombra) para no herir sensibilidades. ¿Dónde está el límite entre la hermandad y la permisión tramposa? ¿Quién lo establece? Ese mismo año, la organización obligó a la representación bielorrusa a cambiar su canción por los mensajes implícitos en favor del presidente Aleksandr Lukashenko. En 2019, la televisión pública ucraniana se negó a participar en el festival después de que la ganadora de aquella preselección, Maruv, no cancelara sus conciertos en suelo ruso. Alina Pash, representante de ucraniana en 2022, fue acusada de viajar a la península de Crimea ilegalmente para actuar en un concierto. Las medidas de represalia son normales en la música.

¿En qué paquete de sanciones contra Vladímit Putin ha entrado no permitir la participación de la Federación de Rusia en Eurovisión? Esta decisión se quita la incomodidad de que actos públicos puedan convertirse en arma de poder propagandístico ruso. ¿Ha investigado alguien si sus participantes son pro o anti-Putin? El batacazo se lo ha llevado la música mientras contempla cómo el poder destructivo de la guerra arrasa con todo. Que Putin sea un loco asesino no significa que la imagen de un país destrozado por su brutalidad deba apagar la voz en Europa. Es injusto que sus artistas sean castigados a un aislamiento que no se merecen. Los más débiles pagan los platos rotos, como siempre. ¿Cada vez se utiliza a los concursantes de esta cita con más descaro político? ¿En qué se basan las afirmaciones que defienden la apoliticidad de la UER, que la música no se ve afectada por decisiones gubernamentales? ¿Es el espectáculo de Eurovisión una plataforma cultural o una lanzadera ideológica para hacer oír al mundo las injusticias que se están cometiendo diariamente, no de manera puntual? ¿Por qué esta medida se toma ahora y no antes? ¿Era Putin menos sanguinario hace meses, merecía un trato de favor aceptado por todos? ¿Más cinismo vestido de solidaridad? ¿Llevará Finlandia una bandera insignia de la OTAN a las puertas de su entrada en la organización militar europea?

 

 

J. G.

La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección.
Texto: www.photomusik.com ©
 
<< 2021      < anterior          siguiente >       2023 >>

© Copyright Photomusik.com