Entrada a nuestra tienda
To our shop

flecha
Home

 
 
PHOTO

USIK

 

Buscador interno

Loading
pto

.MENÚ
.ZONA GRÁFICA

puntoConcierto 1
puntoConcierto 2
puntoConcierto 3
puntoConcierto 4
puntoRecuerdo 1
puntoRecuerdo 2
puntoBiografías
puntoPasaron
puntoReportajes
linea puntos
ZONA AL DÍA

puntoAgenda
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosNoticias
linea puntosNovedades
linea puntos
.ZONA DE OPINIÓN
puntoPágina del Musinternauta
puntoEntrevistas
puntoFrases musicales
puntoCine y espectáculos
linea puntos
.ZONA DE CLÁSICA
linea puntosAgenda Clásica
linea puntosBiografías
linea puntos
.ZONA DE CONTACTO
puntoForo
puntoDe interés social
puntoEnlaces
puntoNewsletter
puntoTIENDA
linea puntos
.ZONA DE OCIO
linea puntosGraffitilandia
linea puntosAnecdotario
linea puntosChistes musicales
linea puntosLetras de canciones
linea puntosJuegos
linea puntosMúsica y salud
linea puntosRADIO
linea puntos
.ZONA DE DESCARGAS
puntoSalvapantallas
puntoProgramas
puntoTonos musicales

pto

 

 



 

CINE Y ESPECTÁCULOS
CARTELERA CULTURAL
Histórico
 
 
 


ME DUELE ESPAÑA: ANÁLISIS DE UNA CONTROVERSIA
Película "Mientras dure la guerra"


J. G.
(Madrid, España)

Mientras dure la guerra
Ficha Técnica Video Entrevista a Alejandro Amenábar    
Miguel de Unamuno, filósofo y escritor, fue un hombre de frases. El intelectual vasco fue salmantino de adopción y ciudadano del mundo. Sus carnes sintieron la manipulación de una época que lo zarandeó entre esperanzas y desilusiones; aciertos y equívocos. El material nuevo de Alejandro Amenábar es un retorno líquido al 1936 sangrante que, poco a poco, se va quedando sin testigos presenciales. Las opiniones menos respetuosas convertirán a Mientras dure la guerra en leña del árbol caído; incluso será pisoteada por ojos que no la vean porque el temas les repudia. Está destinada a abrir llagas. Una vez más, los acontecimientos pasados se reinterpretarán con adaptaciones personalistas. Y, valga el momento para decirlo, ¿existe algo tan repelente como arremeter contra la autenticidad del hecho histórico con la artillería pesada del odio? Las banderas ganarán el terreno a la universalidad mientras las víctimas perderán sus raíces.
Hay que agradecer la lectura que Amenábar presenta sobre los inicios de la España sombría mientras hace de un intelectual el eje en torno al que gira la realidad dolorosa del yo y mis circunstancias orteguiano.

 
Salamanca, julio de 1936, los sublevados proclaman el inicio de la Guerra Civil Española  
Franco en el cambio de la bandera republicana por la de los sublevados
La innovación de enlazar la importancia de Unamuno con el inicio de la Guerra Civil Española lanza una frescura hasta ahora inadvertida. El cuestionamiento personal, la crisis de identidad, un niño creciendo y un anciano envejeciendo, el repudio a los vapuleos con que el salvavidas bélico engaña a la sociedad se mezclan sin estorbarse. Las maquinaciones políticas internas juegan un papel decisorio en los pasillos perdidos del ayuntamiento salmantino que albergó a los sublevados franquistas. La causticidad de las afrentas paramilitares chocaron con el atrevimiento cargado de valentía unamuniana desencantada en un discurso con el que se atrevió a dar la cara enmendando los errores anteriores. La inteligencia y la paradoja han pivotado en torno a la vida del filósofo con la muerte como elemento cercano. Más que al hombre escritor, vemos al carácter comprometido con un pensamiento político del que luego tuvo que desdecirse; al individuo cegado por una necesidad cambiante. La ingenuidad de pensar que los rebeldes traerían el orden al republicanismo desmandado le traicionó; confió en el golpismo camuflado de giro regeneracionista dirigido por verdugos disfrazados de salvadores patrios. Su imperfección acrecienta una humanidad que sabe convivir con claroscuros. Presenció la apertura de una úlcera que sigue abierta, vivió el nacimiento de las dos Españas.
Don Miguel de Unamuno y sus pasos solitarios  
Francisco Franco (Santi Prego)

Miguel de Unamuno, controvertido y gran discutidor, fue incomprendido por los tiempos, confiado inocente y visionario. Esta víctima del momento se dejó arrastrar por una mentira, amó la República, se sintió traicionado por ella y pronosticó un escenario de bestialidad doctrinal. Amenábar, lejos de hacer cine político, se enfrenta al recuerdo del bochorno que no podemos ni debemos olvidar. Mientras dure la guerra es el plano-secuencia del sentido cíclico de una Historia que si desconocemos, según Paul Preston, estamos condenados a repetir sus errores. El ilustrador de la decadencia en Ágora conecta pasado y presente con los ataques verbales de Francisco Maldonado a Cataluña y el País Vasco. ¿Vivimos o no en un mundo unamuniano dirigido por la fuerza de la palabra? Lo incuestionable es la admiración que debemos sentir hacia las personas que gracias a la lengua construyen la memoria.
El cineasta hispano-chileno se la ha jugado, después de la fallida Regresión, con un tema manido que se apellida peligroso aunque, a veces, el collar es más caro que el perro. Entender su película como una provocación equivale a sobrevalorarla. Aunque merece el respeto hacia un trabajo bien hecho, no se pueden pedir peras al olmo. Tampoco se trata de una obra mayor: es correcta en la técnica, honrada, alejada de los saltos mortales. Amenábar es un documentalista de ficción inteligente porque sabe que le van a llover ostias por todas partes, con lo que se asegura publicidad gratuita fija. Mientras dure la guerra funciona como relato que no busca herir sensibilidades en un museo enriquecedor de personajes. El vasco Karra Elejalde, sin hacer un papelón, defiende la figura protagónica con dignidad. Eduard Fernández desnuda la parte más negra de la condición humana en la sombra de José Millan Astray: el novio inválido de la muerte. Es, por derecho, el impulsor de este drama histórico con su inmersión miliciana de seudocaudillo mutilado. Franco se deja ver como monigote bonachón entre silencios y miradas indecisas e impropias del generalísimo futuro. No representa la figura que durante 40 años se apoderó de este país con mano férrea. El maquiavélico Nicolás Franco tiene más protagonismo en las decisiones del dictador que su hermano. En este álbum con olor a naftalina no puede faltar el peso del óxido tradicionalista en figuras dieciochescas como el general Luis Valdés Cavanilles, la consagración a una entrega familiar vacía de Carmen Polo, la cercanía onírica de Unamuno a su mujer, los momentos de intimidad con su nieto dibujando una delicadeza irrepetible en la cinta. Sin olvidar a los hunos y los hotros de Don Miguel.

Unamuno, el 12 de octubre de 1936 en el paraninfo de la Universidad de Salamanca, durante una ceremonia entonces llamada 'Fiesta de la Raza'  
Millán-Astray alentando a sus legionarios mientras se dirigen a la batalla como 'novios de la muerte'

Los alentadores de la burbuja polemista encontrarán en Mientras dure la guerra el detonante de una falacia sostenida durante ochenta años: la necesidad de la guerra como elemento pacificador para alcanzar el poder dictatorial. Las pústulas que puede levantar sacan a la luz el patriotismo como enfermedad nacional.

J. G.


La revista Photomusik no se hace responsable de las opiniones de sus colaboradores expuestas en esta sección
.
Texto: www.photomusik.com ©
<< 2018       < anterior          siguiente >       2020 >>

© Copyright Photomusik.com